jueves, 14 de mayo de 2009

Agobiada

Bueno mi gente, vuelvo al blog después de tantos días ausente por falta de tiempo y de Internet, pero bueno, ya está, y aunque sigo sin tiempo para divagar, lo cierto es que extraño la complicidad que me ofrece este espacio que ya va para dos años el día 21 de mayo. Dos añitos ya, qué joven y sin embargo qué mayor, y cómo ha cambiado a lo largo de todo este tiempo (y cómo he cambiado yo gracias a él también).
Cuando entro en estas rachas paralíticas lo cierto es que a veces los dedos se me van detrás de alguna noticia que me parece interesante, pero me detengo cuando pienso que seguro algún otro blog ya la ha publicado y sinceramente ya paso de hacer un blog actual, prefiero que este sea un espacio íntimo y relajado, ya que en definitiva el tiempo no me basta para actualizarlo como debería, así que al menos tendré por aquí a unos pocos y fieles lectores que deseen compartir conmigo mis vivencias, que no son mejores ni peores que las de otros blogueros, simplemente son las de alguien que no tiene temor de compartirlas, aunque no todo se comparta porque todos tenemos secretos, ¿verdad? Y así es mejor, siempre quedará algo por decir, sería muy aburrido mostrarlo todo, todo, sería además vulgar.
Bueno ya que no tengo tiempo para historias de ficción les contaré qué ha sido de mi vida en este tiempo. Estoy trabajando mucho, como ya dije, que para salir de pobre hay que currárselo, mucho más cuando una es negada para las finanzas, aunque a eso he tenido que aplicarme en estos últimos tiempos, hasta me he apuntado a un curso de emprendedora, para darle más seriedad al asunto este de montar una empresita, ah, por qué me meteré siempre en camisa de once varas... eso mismo debe estarse preguntando Queseto, que además tiene que lidiar conmigo y con mis despistes, pero bueno, no me echaré tierra encima, que tampoco soy tan desastrosa. Hay una parte de mí que es racional y a la que se le dan bien ciertas herramientas como el diseño gráfico, el diseño web y la edición de contenidos, así como las relaciones públicas, en eso último dicen que soy buena, yo lo único que sé es que tengo muchos amigos, nada más.
Lo que peor llevo son las finanzas, con el dinero tengo una especie de karma que me impide tener más que lo justo a mi pesar, porque Dios sabe que me gustaría tener mucho dinero para invitar a todos mis amigos a una gran fiesta y para regalarle un poco a mis amigos bohemios, esos que por buenazos nunca tendrán nada suyo, y para mandar para Cuba y que mi madre no siga pasando trabajos con su motocicleta o con su piso 12 cuando no hay ascensor cosa que pasa con frecuencia. También le diría a mi papá, que ya tiene 60 años y vuelve a estar en paro, que se tomara un descanso y que no se preocupara de nada. Le pondría un estudio de arquitectura bien bonito para que hiciera lo que tanto le gusta: proyectar, y no tuviera que seguir haciendo trabajitos por debajo de su nivel por culpa de su edad y procedencia. Crearía una agencia de colocación para personas de más de 50 años, una empresa que valorase la experiencia por sobre la apariencia, y donde hubiera un trato igualitario y humano para todos, sean de donde sean, y un servicio de psicología para paliar las secuelas de la discriminación y el mobbing, donde hubiera una oportunidad de volver a empezar, volver a soñar e ilusionarse después de los 50 y 60. Y daría trabajo a mi amiga Miky, excelente secretaria que atraviesa momentos difíciles, a mi amigo José Joaquín, abogado colombiano que trabaja de maletero en el aeropuerto, a mi amigo Antonio Saura, hombre culto donde los haya, un verdadero poeta y un gran profesor que me ha abierto los ojos al conocimiento de la lengua catalana, de la poesía universal, de tantas cosas que sabe este hombrecito taciturno que es una pena que no esté dando clases en una universidad, pero todo se andará, porque aunque yo no tenga una varita mágica ni una agencia de colocación sé que él, al igual que estas otras personas tienen una lección que aprender antes de conquistar el éxito, cada uno la suya, y a veces esa lección es simplemente quererse y valorarse más, o no tener miedo al éxito, o preocuparse un poco menos de los demás y más de sí mismos. Aunque la realidad es que el tiempo va pasando y las probabilidades disminuyendo, y yo a veces me desespero y quisiera abrirles los ojos e indicarles el camino, porque pienso que quizás no lleguen a lograrlo y que sería una broma de mal gusto que yo supiera las respuestas y no se las dijera... pero sé que he de morderme la lengua y ayudarles en otro sentido, y ayudarme a mí también, al menos no olvidarme de mis propias necesidades, cosa que hago muy a menudo.
De todos modos lo de la edad y el trabajo, que es un tema ya para mí recurrente porque me duele que la humanidad sea tan desagradecida, es un asunto que, aquí en España, es grave, pero bueno, con estos bueyes hay que arar, o cambiar de país, aunque sería mejor que el país cambiara.
Este post ya me va quedando muy largo, y se me ha desmadrado, como siempre. Buenas noches tengan todos.

6 comentarios:

Iris de Brito dijo...

Excelente lectura para antes de dormir. Muchas gracias, cubanita y que sueñes con los angelitos!. Ah, y gracias por estar ahí, al otro lado del ciberespacio.

El sitio de Iris dijo...

Hola, Ivis. Ya extrañaba leer tus post. Tienes un gran corazón, pareces muy generosa, por eso te deseo mucha suerte y que todos esos sueños se te hagan realidad. Y mira qué coincidencia que los dos primeros comentarios sean de Iris. Nos vemos.

Queseto dijo...

...pues después de dos "iris"... ¡viene una miope redomada jajaja! Qué alegría, Ivis, volver a leerte así. Oye, te viene bien no tener internet unos días, al menos para tu creatividad literaria. Magnífico post. Por la parte que me toca, desearía pedirte disculpas públicamente por mis arranques pasionales de locura momentanea, la mayoría, te confieso (y no es por disculparme), fruto de una intensa SPM que ya no creo dure mucho (el reloj biológico manda). Flores y mil flores es lo que tienes que echarte, porque te has embarcado en tremenda aventura (a mi lado, de lo que me siento orgullosísima), sin miedo (yo sí) y con fe (yo a veces flaqueo) y con gran entusiasmo. Eres una persona magnífica, entregada, siempre pensando en los demás, descuidándote muchas veces tú, pero eso mismo te hace ser única y con esa personalidad tan pero tan dulce que da ganas de estrujarte y llenarte de besitos. Quizás en esta empresa que hemos comenzado el éxito económico no acompañe tanto como el esfuerzo que estamos poniendo, pero yo ya me siento más que recompensada por iniciar este camino contigo, lleno de descubrimientos, de talento, de un mundo inhóspito y difícil pero que afrontamos con un espíritu valiente, por ingenuo. Gracias por ser tú y gracias por compartir este momento de mi vida, en el que me estoy acercando a esos peligrosos 50 de los que hablas. ¿Ya te dije que te quiero mucho? Pues eso....

Ivis dijo...

Hola casi tocayas, una alegría tenerlas a ambas por aquí. Gracias a ustedes, yo he dormido perfectamente, ¡pero como un bebé eh! Un saludo.
Iris segunda, no es que yo sea tan generosa sino que la vida ha sido generosa conmigo, así que yo lo único que trato es de hacer lo propio, seguir la rima. Un abrazo.

¡Ay, queseto, me vas a partir el corazón de tantas cosas lindas! Tú sí que eres una grande, que tienes un empuje que hay que decirle usted, y sabiduría de la vida, que eso nos va a hacer no desviarnos del camino. Yo estoy aprendiendo mucho de toda esta aventura y hasta ahora no me arrepiento, al contrario, estoy feliz de poder hacer algo creativo y poder ayudar a mis compatriotas a divulgar su arte a través de las nuevas tecnologías. Todo va a salir bien, tú verás, ya está saliendo bien, nos la estamos pasando bomba, lo cual ya es un premio.
Te quiero, amiga. Un besote.

Salva dijo...

Sinceramente Ivis, nemmeno io vorrei centinaia di visitatori al giorno. Meglio pochi visitatori, pochi commenti, da rendere il blog quello che alla fine é: Blog personale, con visite di alcuni amici!

Questo tuo modo di scrivere, come in questo post, questo é quello che mi piace del tuo Blog!
Il cuore parla, il cervello ordina, la mano scrive! La famiglia, il lavoro, le difficoltá, le speranze, il coraggio, e i sentimenti e le emozioni.
Si, é proprio questo, che fá di un blog un ottimo blog!

Un abbraccio da Colonia Ivis,

Salva :)

Ivis dijo...

Hola queridísimo Salva. Ay, lindo, qué sería de esta blog sin lectores fieles como tú, que eres además una gran persona. Una visita tuya vale por 10, que lo sepas. Te mando un abrazo cargado de cosas buenas.