sábado, 4 de agosto de 2007

Mamá Cuba

Este texto lo hice hace cinco años, en plena adaptación transcultural. El pesimismo es un sentimiento que muchos cubanos compartimos. Qué pena.


Mamá Cuba

Me evocas tantas cosas, mamá Cuba, me llenas de tristeza y de júbilo a la vez. ¿Por qué -me pregunto- eres así con tus hijos? Los traes al mundo y luego los espantas. ¿Por qué entonces les llenas de tu savia, les imprimes tu manera de ser, si luego habrán de olvidar todo lo aprendido? Madre egoísta, dejas tu sello en todas tus criaturas, nos has dejado un hambre que sólo se sacia volviendo a tu seno, bebiendo de tu seno. ¿Acaso nunca más podremos volver a dormir en tu regazo sin sentir que nos ahuyentas?
Nos haces creer que somos diferentes, pero cuando partimos de ti sentimos el peso de tan grande mentira: somos unos minúsculos y extraños seres en un mundo ajeno. No somos diferentes, simplemente no somos iguales a los demás, el estar siempre contigo nos ha vuelto raros.
Te sé alimentadora de otros náufragos, pero no puedo detenerte, eres imbatible en tu empeño de crear soñadores, futuros deprimidos. Me da rabia tu manera de ser, pero no puedo dejar de reconocerme en ti, madre querida, ¿quizás cuando yo tenga hijos los críe a tu manera?
Hace poco te vi, después de mucho, y sucedió lo que siempre sucede, al mirarte fríamente descubrí que no eres tan perfecta como te había idealizado en la distancia, pero a pesar de que no te soporto, no puedo vivir lejos de ti, eres mi esencia. Sin ti dejaría de existir, no sería lo que soy, pero no puedo estar al lado tuyo, me hace daño, me ahogas, me causas pesadillas, me haces la vida difícil, pareces advertirme que no me acerque con tus artimañas de vieja bruja.
Tú ganas, por ahora me mantendré a salvo, yo y mis hijos, pero otra cosa será cuando seas vieja: ¿quién cuidará de ti cuando envejezcas y te transformes a tu pesar en una dócil e indefensa ancianita; cuando delires con que eres una niña y tus hijos son tus padres? Para entonces yo regresaré y te perdonaré, pero no lloraré a pesar de tus lágrimas dementes, porque ya habré llorado suficiente. Pero estaré a tu lado cuando mueras, Cuba querida.

10 comentarios:

Yvette dijo...

hace dias que no lloraba...

y que harán los que se sientan huérfanos?

Ivis dijo...

No lo sé, Yvette, pero es una mezcla entre tener un padre anciano y muerto.
Lo siento, no quería hacerte llorar.
Un abrazo.

Ivis dijo...

Ay, querida Yvette, hace un rato mientras hacía otra cosa me entró un ataque de risa recordando lo que te he puesto antes, y es que eso de "un padre anciano o muerto" suena realmente fatal. Sólo te digo que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

4lexis dijo...

Me encantó. Soy gallego.. y pude sentir todo lo que transmite.. pero evidentemente.. no al mismo nivel que ustedes. No se pueden imaginar como les admiro. Si todo el mundo tuviese ese corazon tan fuerte que tienen los problemas serian muchos menos en el mundo. Al menos dejariamos de darle importancia a muchas tonterias con las que nos complicamos la vida.
Saludos

Ivis dijo...

Muchas gracias, Alexis, qué encantador. Galicia es la tierra de mis ancestros, le tengo un cariño muy especial.
No creo que seamos nada del otro mundo los cubanos, sólo somos un pueblo que ha pasado trabajo, pero gracias por tu cariño hacia mi pueblo.

4lexis dijo...

jajaja! no no soy gallego de galicia! con "soy gallego" me refería a que soy español. soy mallorquin de pura cepa. Saludos

Ivis dijo...

Jaja, mallorquín, pues qué casualidad, yo vivo en Mallorca, es verdad que en Cuba le decimos a todos los españoles gallegos, pero ya a mí eso se me había olvidado. Igual me encanta Galicia, y Mallorca, por supuesto.

Raúl dijo...

Lo que nos nutre nos mata...ser o no ser...¿quien le pone el cascabel al gato?

Faranyi dijo...

Ivis he leido muchos de tus escritos, es primera vez que entro en tu blog y me ha gustado mucho la forma en que escribes. Por cierto he copiado y pegado algunos de tus escritos a amistade mias en Cuba y le ha gustado mucho.

Ivis dijo...

pues muchas gracias, Faranji, es un honor para mí que me lean mis compatriotas. Un saludo y gracias.