viernes, 22 de agosto de 2008

A ras del suelo

Voy reconociéndome cada día más como parte de la especie humana. Y dentro de ésta, ni mejor ni peor, sólo una cabecita entre la multitud, y un corazón tierno, (al fin, llegué a pensar que se me había secado), y cientos de defectos, los suficientes como para permanecer inmersa en la gran masa y no sobresalir.
Hoy he llorado a chorros con una película de esas lacrimógenas que ni siquiera era buena; "Posdata: te quiero" era su título. Me encantó llorar y darme cuenta de que, a pesar de mi apatía temporal, de esta intensa vida que he tenido, llena de reflexiones antes de tiempo y actuaciones a destiempo, no estoy curada de espanto (ni remotamente). No saben el alivio que siento al no ser tan madura como a veces me he creído. Necesitaba una señal para tocar tierra y bajarme de la nube. Necesitaba paz y la he encontrado, necesitaba darme golpes, y me los voy dando. Y más que golpes necesitaba buenos amigos que me avisaran de los baches del camino, y que me tendieran la mano cuando me estaba descarriando, y ahí han estado.
Ahora todo está en orden. Yo me levanto de mi silla (podría llamarse cruz) y voy en busca del futuro.

7 comentarios:

Yoana dijo...

Me alegra tanto saber que estás rodeada de amigos! Seguro que tendrás éxito en tu búsqueda. Yo tambien ando en eso, pero con una década (o algo más) por encima de tu edad, se me hace más difícil, ya sabes que aquí lo de la experiencia no cuenta. Un abrazo desde Asturias,

Ana

Al Godar dijo...

La solidaridad y la sensibilidad son dos pilares colosales de la humanidad y siempre es bueno pararse a reconsiderarlo. Sin ellos no somos nada.
Hay que buscar el equilibrioo.
Saludos,
Al Godar

Ivis dijo...

Ana, ya sé que siempre se dice que la edad no importa, pero es verdad. Si vas llegando a tus verdades es mejor ahora que nunca. El proceso de conocerse a uno mismo es doloroso, pero es necesario hacerlo para ser auténticos y encontrar la paz. ¡Suerte en tu empresa!

Ivis dijo...

Al, qué palabras más sabias, querido. Yo sé que tú sabes más de lo que te han enseñado, y que lo compartes, por algo tienes ese nombre.
Un beso.

Anónimo dijo...

me alegra saber que te buscas y te encuentras, otros nunca lo hemos logrado, pero es muy bueno percatarse de que la sensibilidad no se pierde ni aún cuando se cree uno que es de piedra. Tú eres un ser excepcional.

Ivis dijo...

Gracias por esas palabras que me llegan en un buen momento. Tenía sed.
Ojalá tú también te encuentres a tí mismo(a).

Anónimo dijo...

Ivis:
A mi me paso lo mismo. En esos dias mi esposa estaba de viaje y la vi solo. Y tambien me aflojo bastante ese sentido de la entrega y del pensar en el otro. Esta excelente. Supongo ya vistes "La vida de los otros". Si no y no es muy tarde, sal ahora mismo y alquilala..No te vas a arrepentir.
Saludos desde TX