martes, 17 de julio de 2012

Nubes


Ver pasar las nubes blancas y acomodar la vista en ellas, como única cosa importante. Recrearse en su aspecto acolchado, en su diversidad de formas y tamaños, imaginarse leve y dejarse caer sobre un cúmulo de algodón...
Si todo fuera de este blanco impoluto y el espíritu sonriese con la frescura del niño que juega... Pero sí, algo de niño queda; la prueba está en el modo como penetra en el alma la blancura de las nubes, llevándose lo turbio del pasado, impidiendo estar triste, pese a todo.
Una vez más vuelo sobre el océano, pero esta vez no traigo pesadumbres, he renacido -he muerto para ello- con todo lo que implica desprenderse del mundo y sus miserias y hoy soy como una niña que abre los ojos a la vida con avidez.

5 comentarios:

jecuevas dijo...

Un bonito ejemplo de esa paz a la que todos aspiramos.

Anónimo dijo...

Yoani Sánchez: 'Intentaron desnudarme. Me resistí y pagué las consecuencias'


ADALBERTO ROQUE / AFP/GETTYIMAGES
Contenido Relacionado
Yoani Sánchez afirma que tras detención su afán es "trabajar y trabajar"
Yoani Sánchez es liberada tras 30 horas de arresto
Cuba: detenida bloguera opositora Yoani Sánchez en Bayamo
AFP
MADRID -- “Intentaron desnudarme. Me resistí y pagué las consecuencias”, señaló la bloguera disidente cubana Yoani Sánchez en su versión sobre las 30 horas que pasó detenida por las autoridades cubanas, publicada este sábado por el portal internet del diario El País, del que ella es corresponsal.

Yoani Sánchez fue liberada el viernes tras su detención en Bayamo, en el sudeste de Cuba, adonde se dirigía para cubrir el juicio del político español Ángel Carromero, de 27 años, que conducía el coche que el pasado 22 de julio se estrelló contra un árbol, provocando la muerte del conocido opositor Oswaldo Payá.

La bloguera estimó que esta detención le permitió vivir desde el interior “la presión alrededor de un detenido” que ejercen las autoridades cubanas.

Tras su arresto, que según su estimación, fue de unas dimensiones habitualmente reservadas a “una banda de narcotraficantes o (…) un prolijo asesino en serie”, dijo fue conducida a un cuarto por tres mujeres vestidas de uniforme que trataron de desnudarla.

“Me resistí y pagué las consecuencias”, escribió haciendo referencia a un momento de “máxima tensión”, pero sin precisar más.

A continuación, Sánchez explicó cómo un policía trató de “dialogar” para arrancarle un testimonio que poder utilizar contra ella, como procedieron con Carromero, según la bloguera.

“Pero la trampa es tan conocida, se ha repetido tanto, que no caigo”, dijo.

“Me imagino de inmediato a Carromero sometido a la misma tensión de amenaza y ‘buen talante'… difícil sobrellevar algo así por largo tiempo”.

Ella resistió y se protegió repitiendo: “Exijo que me dejen hacer una llamada telefónica, es mi derecho”.

Finalmente, la policía le permitió hacer una llamada a su padre, tras la cual la bloguera entró en la segunda fase. “La llamé hibernación”. “Me negué a comer, a beber cualquier líquido; me negué al examen médico de varios doctores”, dijo.

La mayor parte del tiempo, Yoani Sánchez dijo que fue grabada y sometida a una presión moral constante. “Una dureza que no estaba en el golpe o en la tortura, sino en la convicción de que no se podía confiar en nada de lo que ocurría dentro de esas paredes”.

“Pero organicé mis ideas y mi voz para que no pudieran ser transmitidas menoscabando mis convicciones”, explicó.

Sin embargo, la disidente estimó que lo que le ocurrió no es más que “un tropezón, el gran drama sigue siendo la muerte de dos hombres y el encierro de otro”.

El diario El País, del que Yaomi Sánchez es corresponsal, pertenece al grupo PRISA cuyos principales accionistas son el fondo de inversiones Liberty Acquisition Holding, los grupos bancarios HSBC, Santander La Caixa y el grupo de telecomunicaciones Telefónica.

Zuza Grochulska dijo...

Ivis, porque no me ayudas escribir una entrada sobre las mejores salas de conciertos en La Habana, haz muchas fotos de los conciertos!!!!
te echamos de menos,bs

Anónimo dijo...

Fuiste a Cuba a recibir ORDENES DEL G2....chivatona...sabemos lo que haces contra los cubanos.

Ivis dijo...

Anónimo,

Me tienes harta con tus comentarios insolentes y falta de respeto.
Yo no te tengo miedo y por eso te he publicado tu comentario, el que no la debe no la teme. Voy a Cuba a ver a mi familia, yo no sé tú si tendrás familia, si tendrás una madre a la que ir a ver, espero que tengas, como todo el mundo. Desencárnate ya de mi, hay gente más interesante. Voy a Cuba porque me da la gana y porque puedo permitírmelo, porque aquel sistema ni tú ni nadie me va a impedir que vea a mi familia y que disfrute de la vida. Siento mucha pena por todos aquellos que no pueden ir, pero mira, yo hasta ahora puedo, aunque te joda, lo siento, y eso no significa que esté a favor de aquel sistema, pero mi desacuerdo no está por encima del AMOR que tengo por mi familia. Yo no vivo en clave de odio sino de amor, y tú deberías hacer lo mismo en vez de perder el tiempo dejándome comentarios insultantes en este blog. ¿Te conozco? ¿Me sabes algo? Pues da la cara como una persona, por el momento para mí eres una cucaracha. Ya basta, ¿ok? Hay más cosas en esta vida que el problema cubano, sal y recorre el mundo, anda.