viernes, 17 de octubre de 2008

Palma antigua

Hoy estuve caminando por el casco antiguo de Palma, que tiene mucho encanto, como pueden ver.


Un típico patio mallorquín. Casi todas las casas mallorquinas antiguas de familias nobles tenían un patio interior como éste. En primavera, durante el mes de mayo, es obligatorio que las puertas de estos casales permanezcan abiertas durante todo el día para que la gente pueda admirar los patios. También se hacen recorridos guiados durante este mes. Son muy interesantes.

La basílica de San Francisco, en Palma. Vean qué majestuosos los detalles del portal y el rosetón.


Edificio del Ayuntamiento de Palma, también conocido como Cort.


El olivo centenario que hay frente al ayuntamiento. Vean su tronco qué caprichoso.

La plaza de Santa Eulalia, donde se encuentra la iglesia de Santa Eulalia, una vez ya dije que era una de las plazas de Palma con más encanto.
Fachada de una casa antigua de Palma. El casco antiguo está llena de ella. A mí me gustó porque no está restaurada y se nota el paso del tiempo.
Una calle típica del casco antiguo de Palma. Suelen ser muy estrechas, cosa de los árabes.

9 comentarios:

Ernesto G. dijo...

Gracias por estas bellas fotos.

Salva dijo...

Ivis, mi ricordano un poco la Sicilia. Cambia solo il pavimento, ma il resto e´ molto simile.

Che nostalgia.....

Saluti,
Salva

Ivis dijo...

Gracias a tí, Ernesto, por visitarme.
Pues no he estado en Sicilia, Salva, pero me encantaría ir.
Un saludo a ambos.

Betty dijo...

qué olivo centenario, con todas sus glorias a cuesta...

Amiga Atlántica dijo...

Precioso reportaje, te están sentando muy bien los cambios que le diste a tu vida, se refleja en tu blog.
Un abrazo marino

Pablo Nadal Arizaga dijo...

Hace unos días estuve en Palma de Mallorca. Soy hijo de mallorquín y no quería irme de este mundo sin visitar la tierra de mis antepasados.
Cuando visité el Ayuntamiento me sorprendió las dimensiones del espectacular y longevo olivo que está enfrente del mismo.
Me cuestioné cuántos años tendría proporcionando su hermosa sombra a los transeuntes que pasan a diario por el lugar.
Le pregunté a un guardia del Ayuntamiento si tenía idea de la edad del árbol y para mi sorpresa me respondió que hacía unos días había leído en un artículo de un periódico que tenía seiscientos años de plantado en ese sitio.
Entonces pude concluir que por lo menos veinte generaciones de mis antepasados lo pueden haber conocido.
Reciba la hermana cubana un saludo desde Montevideo-Uruguay

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Bonito mensaje fuerte. Nunca pensé que era tan fácil. respetos a usted!

Anónimo dijo...

Buena expedición y este post me ha ayudado mucho en mi asignacion de la universidad. Agradecimiento usted como su información.