martes, 24 de noviembre de 2009

Apuntes para el encuentro

Los caminos de la sabiduría son diversos y están llenos de errores. Me pregunto, por ejemplo, qué pensará gente como Yohandry, como Elaine y otros blogueros jóvenes que escriben propaganda política por encargo desde Cuba, cuando el día de mañana miren atrás y vean que en su obcecado empeño de espadachines de la Revolución han faltado el respeto a cientos de miles de buenos cubanos que viven en el exilio por culpa de un gobierno totalitario y absurdo. "La juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo", una vez escuché esta frase muy certera, y también esta otra: "la ignorancia es atrevida". Pero no todo ha de achacársele a la juventud y a la ignorancia; tiene que haber cierta predisposición al fundamentalismo y a la manipulación. De lo contrario no me explico tanta ceguera, tanta doctrina, saliendo de unas mentes que por su juventud deberían estar más abiertas a cuestionárselo todo y no a justificarlo todo, a querer tapar el sol con un dedo, a repetir el guión aprendido sin pararse a pensar si el fín -la perpetuación de ese sistema de valores fallido- en realidad justifica los medios.
Estos blogueros saben que "se la tienen jurada" fuera de Cuba, incluso alguno de ellos ha denunciado haber sido amenazado de muerte a través de Twitter en más de una ocasión, lo cual no me extraña, el pueblo cubano es violento y hay tanto rencor entre los exiliados, dolor que se ha ido amasando año tras año, impotencia tras impotencia y manipulación (de uno y otro lado) tras manipulación. El resultado puede ser una bomba de neutrones, un estallido de violencia sin precedentes que hay que procurar apagar y controlar pues para nada va a ayudar al encuentro de la nación.
Del otro lado, como ya pudimos ver en ese triste episodio de la calle G, hay mucha desconfianza hacia lo nuevo, mucho comportamiento atávico (aunque eso pudiera decirse que lo hay de los dos lados), un patriotismo visceral y mal entendido que no facilita el diálogo, y mucha miseria, material y humana, obstáculos que habrá que sortear con inteligencia y con mucha paciencia para lograr un entendimiento de igual a igual en aras de una Cuba mejor. Habrá que descartar la violencia y los ajustes de cuentas del tipo ojo por ojo, de lo contrario la espiral de odio será imparable y crecerá por los siglos de los siglos. Hay que aprender de los errores del pasado y de los ejemplos más que fehacientes que vemos en los telediarios; el caso de Israel y Palestina, que es el súmum de esa escalada de violencia sin fín. No hay que dejar que la sangre llegue al río, al contrario, hay que impedir por todos los medios que se derrame una gota de sangre de nuestros hermanos en ese encontronazo que está por venir, (yo quiero pensar que ya queda menos para que se produzca al fín) y en ese momento hay que poner en práctica aquello de que "hablando la gente se entiende" y sobre todo el respeto y la comprensión, que son las bases de la paz.
Ojalá que el castigo mayor para los intolerantes sea dar de bruces con sus propios errores y recibir el amor de aquellos a quienes en su día hicieron daño.

6 comentarios:

Jose dijo...

Yo he conversado con muchas personas que han sido, de una forma u otra, "dañadas" por los excesos del gobierno cubano.
Conoci a un farmaceutico llamado Paquito Zayas (minusvalido) al que le ejecutaron un hijo que estaba en el Servicio Militar en 1975. Cuando este se nego a ir a Angola a combatir, su jefe lo ejecuto de un disparo en la cabeza. Trajeron el cadaver a Tunas con una ataud sellado. La Seguridad del estado tomo la vieja casona donde se celebro el velatorio. Dijeron "que se habia suicidado".
Paquito Zayas sabe quien ejecuto a su hijo, con nombres y apellidos, donde vive y a que se dedica. A dedicado su vida a recabar datos sobre la ejecucion sumaria y lo ha logrado. Tiene sed de venganza y pide paredon para el asesino de su hijo. No quiere morirse sin que se haya hecho justicia.

Y asi hay miles de casos. Al que le han fusilado a un hijo, al padre o un hermano, no quiere oir la palabra "perdon", sino "paredon" para los fiscales, jueces y verdugos. El que ha pasado 10, 15, 20 o 30 años en la carcel, tambien quiere justicia.

Yo soy muy pesimista sobre una reconciliacion entre cubanos el dia que haya democracia en Cuba. En España no hubo ni un solo muerto, ni un solo herido durante la transicion de 1975-1978. Fue modelico el traspaso de la dictadura a la democracia, y no hubo, ni revanchismo, ni venganza.Si reconciliacion, perdon y olvido. Pero Cuba es "harina de otro costal".

Ivis dijo...

Jose, qué tremendo este testimonio que cuentas. Perdona que no te haya contestado antes. Quizás tienes razón y no se pueda perdonar así como así, pero yo soy partidaria de no tomar la justicia por las manos. No me gusta la violencia y no creo en la venganza, más bien en la justicia.
Pobre hombre, qué crueldad. Un saludo para tí.

Aguaya dijo...

Ivita!
Yo soy algo pesimista en ese sentido... no soy rencorosa, pero el solo hecho de ponerme en el lugar de ejemplos como los de José, me deja sin atinar qué decir...
Yo creo que los fundamentalistas mueren fundamentalistas. Dar el brazo a torcer es ir en contra de ellos mismos.
Besos para ti!!

Ivis dijo...

¡Gracias, Agua, por tu comentario! El material de partida no es el mejor, pero con esos bueyes hay que arar. Un besito.

יהושע בן משה dijo...

IVIS permiteme este mensaje de quien recien conoce tu sitio y me impresiono muy favorablemente tu comedida actitud sobre lo que puede sobrevenir luego que termine este periodo en Cuba.Con casi 80 a cuestas,56 de ellos en Israel, Argentino de nacimiento y conociendo algo de la vida en Cuba a la que visite en el 2003 y con la que mantengo diversos contactos personales.
Hago votos porque tu posicion :
"hablando la gente se entiende" sea predominante en el futuro proximo.
Un cordial saludo

Anónimo dijo...

Amen....