martes, 18 de noviembre de 2008

Las cosas del Facebook

Es acojonante, como diría un español, el poder de Internet. Estamos fichados de la noche a la mañana y esto ya no hay quien lo pare. Y aunque sabemos que es potencialmente peligroso, el caso es que tiene su morbo, su cosilla, como el amor, vamos, ni más ni menos. Llevo unos días recibiendo notificaciones de amistad a través del Facebook, de gente que estudió conmigo e incluso amigos a los cuales les había perdido la pista. ¡Qué gran invento esto del Facebook! Es tremendo, yo creo que sus inventores, dos chicos muy jóvenes por cierto, no sabían lo que hacían al crear este monstruo que juega con los sentimientos de los usuarios y les remueve algo allí dentro al recordar que alguna vez fueron niños y jóvenes con ideales, amigos, entusiasmo... Pero bueno, no nos pongamos trascendentales como de costumbre, que eso de la web 2.0 también tiene sus cosas divertidas, (las más, todo sea dicho) pues es gracioso ver cómo han cambiado nuestros amigos a través de las fotos que vemos a hurtadillas, cual voyeurs, y cómo se han reproducido, que es lo más asombroso para gente de mi generación. También causa extrañeza saber qué han hecho con sus vidas, a qué se dedican y si han cambiado en algo o siguen igual que los dejamos. Yo descubrí que tengo un amigo que se ha convertido en todo un chef de alta cocina, su nombre es Enrique Villardefrancos, y está haciendo una cocina cubana novedosa (ya era hora de que se renovase, por cierto) usando para ello técnicas de la nouvelle cuisine -al estilo de las que usa Ferràn Adrià, el cocinero español que está considerado el mejor del mundo -.
Pues mi amigo Enriquitín, como lo llamábamos cariñosamente en el Guiteras, ha llevado restaurantes de nivel como el Cielo Garden & Supperclub (Miami) y ahora se encuentra trabajando en Nueva York, haciendo una cocina muy vanguardista, pero si dejar de lado los manjares que constituyen la base de la cocina cubana de todos los tiempos, como verán en estas fotos que me ha hecho llegar a través del Facebook. Estoy muy orgullosa de él.

En el restaurante donde solía trabajar, el "Cielo".

¿Quién no ha comido en Cuba huevos fritos con platanito maduro frito? Ah, pero otra cosa es si te lo presentan así.

Esta foto me recuerda un cuento que nos pasó una vez en un restaurante cuando mi hermana era pequeña. Nos habían puesto de guarnición mariquitas de plátano, y mi hermana al ver una más grande de lo normal le gritó a mi mamá: "mira mami, tremenda maricona".
Esta parece una morena, con boca y todo.



Particularmente no le recomiendo este plato a quien sufra de gases, pero no cabe dudas de que es una buenísima manera de combinar los sempiternos frijoles negros que es que ya aburren, siempre iguales. El plato es un guiño a la madre patria, seguramente.


Díganme algo de este congrí con tostones... Ahora que las costillitas son hueso na'má, pero es lo que tiene la nouvelle cuisine, que te quedas con hambre (es broma).
PD: Con este post quiero agradecerle a mi querdo amigo Biote la idea que me ha dado de escribir post culinarios, en vistas de que no sabe cocinar y no tiene aquí en España a su mujer. Biote, toma nota de estas obras de arte para que lo apliques cuando vuelvas a hacer una de tus "carnes muertas de risa" (se ríe tanto el hombre de su ineptitud culinaria que termina por transformar una carne con papas en una carne muerta de risa). O sino, te doy un consejo: llégate al blog de los aseres y échale una ojeadita, que cada domingo sacan una receta nueva. Ah, y si quieres, yo te invito a comer a mi casa un día de estos, pa que comas caliente.

8 comentarios:

Güicho dijo...

Enriquitín, ¿no? Ya estaba pensando en animarlo a seguir por ese camino cuando vi lo que le hizo a los frijoles... Y ahí pensé que Enriquitín no interiorizó lo que le dijeron la primera vez que fue solo al baño: ¡No te limpies con la toalla!

Ivis dijo...

Güicho abusador... pues ¿sabes qué?, a mí me parece que deben estar riquísimos esos frijoles con marisco, es más, quisiera probarlos y ver cómo saben. No deben ser muy diferentes de cuando comes frijoles y mariscos por separado, y ¿quién no ha hecho el experimento viniendo de Cuba?
En general la comida cubana es muy flatulenta, ¿no te parece?

Yuya dijo...

Hola ivis!
Tienes razòn con lo facebook, todo bajo control, pero bueno uno està habituado...
Yo no he caìdo todavìa, no creo dure tanto, jaja.
Tù amigo cocinero, se la comiò con esos platos, menos mal que le da todo ese enrriquecimiento a la comida cubana, y dèjame decir que pago lo que sea por ir a cena a comerme uno de esos platos. La fantacìa que tiene, es de verdad genial.
Un saludo,yuya:)
Ya està haciendo frìo, vendrìan bien los huevos con platanitos maduros fritos, que ricooooooooo!

Anónimo dijo...

Una gran idea Querida Ivis.
Solo de pensarlo salibo. besos, Siempre que puedo te visito.

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

DImelo Ivis,
Oye gracias por el link compadra.
Como me gustaría poder reunirnos todos un día de 'verdura'.
Los platos tienen tremendo swing. Chequeo el sal pa' fuera en facebook.
nos pillamos, tony. :)

Sofifaruk dijo...

Hummmm, ahora me quedé con ambre!:)
Beijos

Ivis dijo...

Yuya, en cuanto sepa dónde trabaja mi amigo te lo digo, para si quieres ir, aunque ahora está en NY, como te dije.
Anónimo, gracias por visitarme, espero que disfrutes y no te deprimas.
Tony, no hay de qué compadre, hacen ustedes un buen trabajo con su blog, y además, las recetas están muy ricas.
Sofía, ¡bienvenida! ¿Cómo está todo?

Anónimo dijo...

Ivis te debo una visita a tú casita y si es a comer mejor, quiero que conozcas a mi hijo Alonso y por el tiempo que llevo planificando la visita creo que me llevará él ya mayor y yo con bastón y blanco en canas, pero iremos (un día). Ese amigo que cocina (en la yuma) con glamur me dejo "frito", los platos muy artisticos y presentables, pero después yo pediría que me trajeran el menú, porque los ví muy pendejitos, aunque muy lindos; eso si, hay que reconocer que la cocina es un arte y yo le daría 5 puntos de 5. Te cuento que la última vez que quise preparar una comida en mi casa lo pense tanto y rebusqué tanto que terminé sin apetito, ¿por que?, del nerviosismo y la insertidumbre; me comi las uñas, luego un baso de agua y barriga llena. Ya te avisaré para vernos, lástima que no pueda invitarte yo a comer a mi casa (Villa Vrocha), si te atreves un día a comer mis menú, primero sacate un "seguro médico culinario", por si reveientas, yo prepararé la cámara de fotos, porque las muecas y las imágenes del saboreo deben ser fantásticas. UN BESAZO. BIOTE.