domingo, 16 de noviembre de 2008

Sin perder la ternura

Hay una frase del Ché que me gusta mucho y es aquella que dice que "hay que aprender a endurecerse sin perder la ternura". Creo que esta sencilla frase resume el gran reto de la edad adulta que es no ceder al pesimismo que nos cerca de a poco mientras experimentamos el desamparo de crecer y darnos cuenta de las leyes que rigen al mundo (de su crueldad, de su inamovilidad). Leyes contra las que nada podemos hacer nosotros, (o quizás sí, he ahí la diferencia fundamental entre joven y viejo). Cuando somos jóvenes pensamos que sí, que seguro, que podemos luchar contra viento y marea, y llevarnos el botín. En cambio, los aplastados bajo el peso de la lógica, los notarios de la cruda realidad sabemos que en el fondo muchas veces es un "no", y la mayoría, un "quizás" o un "sí y sólo sí", aparentemente tristes pero mucho más de fiar.
En estos días aprendo a decir "no", a contentarme con mi suerte y a hablar (escribir) menos para actuar más, para ayudar al prójimo y no en un sentido metafórico, sino real, y para ayudarme a mí, a no perder la ternura naufragando en el océano mediático (en general y en particular el universo cubano), tan lleno de frustraciones y desarraigo y egos y malas noticias.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Lástima que el che no se la haya aplicado a si mismo, la fracesita digo, o es que a lo mejor era muy tierno al dar la orden de disparar contra los cubanos en la Cabaña.

Ivis dijo...

Ya lo sé, ya lo sé, pero eso no tocaba en este post.
Lástima, pero al fin y al cabo él dijo la frase.

Hanónimo dijo...

Je, je, me aplico la frase del anónimo 1. Me da la impresión que la escribí yo. Me siento gemelo virtual.

Manuel Sosa dijo...

"Hay que endurecerse sin perder la ternura".

Hablaba el Che de la pinga?

Ivis dijo...

Gracioso, querido Sosa, muy irreverente, no podía ser de otro modo.

Anónimo dijo...

Yo a eso no le llamaría irreverencia, este tipo es un cerdo tratándose de una Dama

Ivis dijo...

Bueno, tampoco tan calvo, Sosa utilizaba una broma seguramente, muy en su estilo irreverente. Pero gracias por el respeto que me muestras. Nunca están de más los caballeros errantes.

Manuel Sosa dijo...

Vaya, no creo que sea para tanto. Ivis es mi amiga. Y no creo que exista cerdo mayor que un ser anónimo.
Gracias, Ivis.

Anónimo dijo...

No creo, pero eres libre de entenderlo a tu manera,

Julián Pérez, Orestes, Pílades, Adelaida Ralt,

Salvando la distancia que me separa del Maestro estos son varios de los seudónimos usados por Marti

Hanónimo dijo...

¡Uy,cómo está el patio!

Ivis dijo...

Bueno, bueno, orden en la sala, caballero, no saquen las pistolas todavía, que no es pa' tanto.
Un saludo a todos.

Manuel Sosa dijo...

Una cosa es seudOnimo, y otra anOnimo. Larousse contigo.

Anónimo dijo...

Sigo sin creerlo, pero me percato de tu origen, gozas de la inocencia que da haber crecido entre el fruto de la palma y el palo mas corto del universo, (déjame aclarar porque eres mas bruto que el cara, te estoy diciendo cerdo). Estimado cabibajo, cuando mencionaba a los seudónimos no me refería a la semántica, solo pretendía que entendieras que es lo mismo no escribir mi nombre que usar uno falso y que en ello no me iba la vida y peor aun el honor.
Gracias Ivis, por soportar mi diatriba en tu espacio