domingo, 16 de diciembre de 2007

Los caminos (no se hicieron solos)







Mañana es lunes, hay que ir a trabajar, sin embargo no me pesa como antes. Y es que para llegar a mi trabajo, si voy caminando (45 minutos), tengo que coger por un camino precioso, rodeado de árboles, con olor a resina de pino, flores silvestres, con lo cual el trayecto se convierte en todo un paseo.


Así ¿a quién no le gusta ir a trabajar?


3 comentarios:

Amiga Atlántica dijo...

Qué suerte!!! andar es buenísimo para el cuerpo. Yo antes caminaba todos los días un poco más de una hora y no me dolía nada. Ahora no tengo tiempo y de vez en cuando me duele la espalda, la cabeza... además de que ayuda a mantener la línea.
Disfruta de tus paseos.
Bicos

Ivis dijo...

Hola Amiga, pues vas a tener que retomar esos paseos, que estar sentada delante del ordenador da dolor en la espalda. Si lo sabré yo...

Ivis dijo...

Un besito.