miércoles, 12 de diciembre de 2007

Mi primo Manolito

Ayer en el sitio del Frigi se hablaba de balseros. Yo tengo un primo que se fue cuando la oleada de balseros de 1994 y estuvo viviendo en la Base Naval de Guantánamo durante un año entero. De madre... Su diario, está colgado en su blog , por si alguien quiere leerlo. Por cierto que allí también encontrarán poemas suyos, buenos poemas, desgarrados, de imágenes fuertes, como me gustan a mí. Y fotos, cómo no.

Poemas como éste:


Me fui
Con el agua hasta el cuello
Sentado sobre las olas
Mar azul intenso, desconocido
Me fui
Sin mirar atras
Sin coger impulso
Hacia adelante, mudo, ciego
Me fui
Sin manchas
Con el pecho desnudo
Las manos limpias
Me fui
Conteniendo las emociones
Pura piedra, puro mármol
Puro silencio
Me fui
Para respirar
Para agarrar
Trabalenguas foráneos
Me fui,
Sin embargo
Aún sigo
Emigrando.

Mi primo Manolito es alguien muy especial, y no porque sea mi primo. Lo es, basta mirar su blog para darse cuenta de su gran sensibilidad. Es fotógrafo y bibiotecario, y como tal archiva meticulosamente las cosas de la familia. Guarda todas las fotos, ahora las está escaneando, en fín, tiene todo el orden que a mí me falta.
Él no ha vuelto a Cuba desde que se fue en el año 94, hace ya 13 años. Se dice pronto. Yo no sé si podría. Ahora va a viajar dentro de poco; se ha decidido a zambullirse en el Trópico e ir a ver lo poco que queda de nuestra desparramada familia (que desde el año 94, por tomar este mismo punto de referencia, ha visto emigrar a 20 de sus miembros, y hablo del tronco que proviene única y exclusivamente de mis abuelos maternos). Pero ese es material para otro tema.
Hablaba de Manolito, de su blog, de sus poemas y de su diario, que encuentro muy interesante para todos aquellos que desconocen cómo se vivió en aquella base naval.
Les dejo con otros poemas suyos, su nombre completo es JOSE MANUEL VARELA FERRER.


Nada es igual
Mis ojos de un color diferente
Mis manos envejecidas, mas frías
Mis pies cansados de buscar caminos
Mi cara reflejando un alma ausente.

La alegría se marchó con los años
El cielo ha detenido su fluir
El horizonte enigmático resulta aburrido
Las casas, las calles, los árboles y hasta las flores
Confirman el cambio
La ausencia, el desalojo, el desamparo.

El paisaje urbano se ha llenado de líneas
Una veces paralelas, otras angulares
Vistiendose de un frío metálico

Nada es igual
La nostalgia sigue ganando terreno
El pasado llama a mi puerta
Gritando su reclamo de amor
Sus deseos de sentir mis pisadas
Mi respiración, aliento y palabras.

Cada mañana despierto
Tratando de escapar del presente
Buscando conexiones
Creando un personaje nuevo, limpio y ausente

Ni siquiera lo que fue se parece a mis recuerdos
A la vida, a los amigos, a los desconocidos
A lo que quedó detras,
Se han diluido en las aguas, en la nada.

Fluyo, confiando en el destino
Para cuando decida regresar poder conectar
Dos mundos diferentes, encontrar la tierra
Donde reposar, cerrar los ojos,
Y así volver a soñar.


Washington DC
Marzo 23, 2006




Nada valen las lágrimas
Ellas no son capaces de borrar
Recuerdos que aún perviven
Manifiestándose en todo su esplendor

El agua que sale por mis ojos
Refleja el dolor, la pérdida
De las cosas que aun no han muerto
Por mucho que lo desee diariamente

Lejos
Quedó la vida esplendorosa
Lo que creció
Atado fuertemente a mis pies

Camino
Sintiendo el peso del recuerdo
Posado en mis hombros
Hablándome

Ciertas canciones me estremecen
Arrancándome el alma
Dejándome tirado en medio de la calle
Como un perro, como una flor, como piedra

Lloro lágrimas calientes
Desgarrando lo que aún queda de piel
Sin poder o querer contenerlas
Aliviando el desierto que cubre mi cuerpo.





El espejo en las mañanas se burla de mi
Me he diluido en las palabras extrañas
En los carteles que auncian
En las caras de los foráneos que no me miran

No logro reconocer mis propios ojos
Desaparezco dentro de las calles, los autobuses, el viento
Haciéndome creer a mí mismo que aún existo
Y que los años no han desdibujado mi rostro

Necesitaría desaserme de los espejos
De las puertas decoradas cada estación
De los extraños que se odian
Del closet donde guardo mis miserias

Tendría que lavarme la cara profundamente
Las manos, los piez, abrirme el pecho
Sacarme el corazón, y junto con mi alma
Ponerlos en un barquito, dejándolos a la deriva

Tal vez otras latitudes puedan devolverlos
Plenos de felicidad
Bautizados, cantando una melodia olvidada
Una salvacion renovada.

El aire, el clima, la tierra, y el horizonte donde habito
Tendrían que aceptar mi restaurada presencia
Dándome entonces el espacio vital
Donde poder crear mi nido, mi isla, mi universo.


Washington DC,
Julio 25, 2006



Esta ciudad ausente
Me persigue en las mañanas
Tratando de convertirme a su secta
De brujos

El camino de arena
Hace que sienta mareos
Dejándome tirado en los charcos
De los que hoy no sonríen

Nada es mío, ni lo deseo
No me pertenece la brisa,
El aire espeso envenena
Las intenciones de amar

Cuando abro las ventanas
No entran por ellas mariposas,
Ni se escuchan los cantos antiguos
Solo el silencio del cristal que las cubre

Soy huesped de las cosas que mueren
Un escribano, un observador
Un viajante que a fuerza de fe
Espera su partida.

8 comentarios:

Aguaya Berlin dijo...

Ivis, qué lindo escribe tu primo Manolito.
Y qué pena que, como tu familia, muchas otras familias cubanas se hayan divido de esa manera... Me avergüenza saber que mi país no hace mucho por evitar que sus hijos nos vayamos de cualquier forma...

Ivis dijo...

Pues sí, Aguaya, es cierto que es una pena, el daño que ha hecho este período a la familia cubana es incalculable.
Manolito escribe muy sencillo, sin grandes rebuscamientos, pero es una escritura muy sincera, con unas imágenes frescas y por eso llega. Tiene poemas alegres también, pero yo sólo he recogido los nostálgicos.
Un abrazo.

General Electric dijo...

El primer poema me ha gustado mucho: hay una mezcla de contención y confesión, de querer y no poder decirlo todo (y estar conciente de ello) que me recuerda el modo como tú escribes ¿estará en la familia? ¿será el estilo algo hereditario?

Ivis dijo...

Jajaja, frigi, eso a lo que tú te refieres lo conozco muy bien. Dicen que es mejor insinuar que mostrar, ¿no?
Gracias por el detalle, no tenía conciencia de esa pugna interior.
Un saludo, guapo.

ingelmo dijo...

Preciosos poemas. Ahora mismo me paso a echarle un vistazo al blog de tu primillo.

Un saludo.

Ivis dijo...

Ingelmo, ¡cuánto tiempo! ¿Cómo está tu bebé? Un saludo.

GaviotaZalas dijo...

muy profundo el blog de Manolito,,,creo es una persona interesante, y con mucho espíritu.

Ivis dijo...

Gaviota, sí que lo es, es un filósofo. Me alegro de que te haya gustado.