viernes, 11 de enero de 2008

Corazón + cabeza = ¡Hombre nuevo!

¿Alguien sabe qué era eso del hombre nuevo? ¿Acaso un tipo recién bañado, afeitado y con la camisa limpia?

Busco en la Wikipedia y me sale el término “Guevarismo” y dentro, esta definición que dice que: (el Ché) “otorgaba un rol fundamental a la ética individual, tanto del guerrillero durante la revolución, como del ciudadano en la sociedad socialista. Este aspecto lo desarrolló bajo el concepto del "hombre nuevo socialista", al que veía como un individuo fuertemente movido por una ética personal que lo impulsa a la solidaridad y el bien común sin necesidad de incentivos materiales para ello”. Y continúa diciendo que “en este sentido Guevara otorgaba un valor central al trabajo voluntario al que veía como la actividad fundamental para formar al ‘hombre nuevo’”.
Voilà!, ése era el hombre nuevo, y yo no lo sabía, como siempre. Tanta repetición de los conceptos, tantas versiones libres masticadas (y rumiadas) que terminamos por quedarnos con el estuche, pero olvidamos lo que llevaba dentro, suele pasar.
Bueno, en el post anterior se me había prendido el bombillo con una idea (que ya casi se me olvidó), y venía a decir que el hombre nuevo ¡taratatan! Éramos nosotros.

Argumente su respuesta.

Sin hacer mucho caso a Wikipedia, puedo decir, sin temor a equivocarme, que la idea que yo tenía del hombre nuevo no podría acercarse más a los blogueros que nos movemos por esta parte de la blogosfera cubana (perdonen los españoles y de otras latitudes que les excluya por esta vez, pero no quiero implicarlos, ni para bien ni para mal, primero por desconocimiento y segundo, porque no quiero cagarla, que ya mi teoría está bastante traída por los pelos como para aumentar el tamaño de la muestra).
Decía en mi comentario del post anterior que esa sociedad mejor a la que se refirió Tony está más cerca de lo que pensamos, a juzgar por lo que se lee en nuestros blogs, en los que hay un clima de solidaridad, respeto, tolerancia e idealismo.
Decía también que quizás somos más ese "hombre nuevo" que querían hacer de nosotros que si lo hubiéramos buscado, que al salir de Cuba nos quedamos con el corazón idealista y a eso le sumamos el aprender a pensar por nuestra propia cabeza, y que eso era para mí el hombre nuevo, corazón y cabeza, no sólo corazón y no, nunca, cabeza fría y calculadora.
Retomando la definición del Ché yo diría que sobra la parte de la guerrilla, y destacaría “ética personal”, “solidaridad” y “bien común”, y éste último término lo cogería con pinzas puesto que en nombre del “bien común” se han cometido muchos atropellos. Y finalmente acotaría eso de “sin necesidad de incentivos materiales para ello”, diciendo que si queremos (si quisiéramos) un hombre verdaderamente nuevo, éste tiene que aprender el valor de las cosas, por lo que yo diría mejor (y perdonen la chusmería) “sin necesidad de incentivos materiales, pero sin caer en la bobería” o como diría ese sabio cubano que es Gallo “no solo de pan vive el hombre, pero mi pan es mi pan”.
Caballero, por favor, que nadie se me ofenda por el humor negro, no me hagan mucho caso, estoy jodiendo, a estas alturas nadie quiere oír hablar del marxismo, al menos hasta que no le cambien el nombre. Esto es una muela bizca, para pasar el rato.
Ah, por último, pa rematar: ¿quieren un trabajo más voluntario que hacer un blog?

14 comentarios:

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

¿Ivis, nos dices hemos terminado siendo nuestra propia variante del hombre nuevo?
Yo creo que sí, pero de pura rebeldía aun tengo problemas personales con el nombre. ;)
Una de las cosas que nos hizo voluntariamente (al piquete de G.A.) hacer nuestro blog fue el convencimiento de que el proyecto del hombre nuevo ‘tal y como fue concebido’ terminó siendo un rotundo fracaso. Sin embargo, vale la pena reconocer que fuimos formados en medio del sacrificio tremendo de nuestros padres, que somos el reflejo de las circunstancias sociales en que crecimos y en ello no puede excluirse los ideales, los sueños y las decepciones.. Nuestro grupo generacional no es la última coca-cola del desierto, pero al mismo tiempo es portador de valores de los que no hay porque abochornarse (es absurdo negar lo que somos) lo importante es no ser el pasto que alimenta a una u otra agenda que se enfrentan en el diferendo político cubano. Creo que la gente de nuestra edad tiene mucho en común y las vivencias colectivas se encargan de dar legitimidad a nuestro grupo. Claro, para estas fechas los ideólogos del régimen suponían que fuésemos una estirpe más parecida al Super hombre de Nietzsche que al asere exiliado... por otro lado discrepo de lo que sostienen ciertas voces de la oposición castrista, quienes nos exhortan a ‘desintoxicarnos el cerebro lavado por el comunismo’ ese tipo de afirmación no resiste un debate serio.
Ivis, pues estoy de acuerdo contigo en que somos un grupo homogéneo con una historia, una sensibilidad y un interés común, el golpe entre la utopía y la realidad nos hizo escapar del lugar donde crecimos y encima negar el rol (¿histórico?) que deberíamos haber jugado. Luego del bombazo del Período Especial (unos adentro y otros afuera) hemos tenido que juntar a pedacitos nuestra identidad y no hay que llorar o ponerse nostálgicos, yo creo que aun tenemos chance para ayudar a que nuestro país cambie, pero contando con todos y compartiendo las responsabilidades con los mas viejos y también con los más jóvenes. Tolerancia contra Intransigencia, lo que de verdad necesitamos es un modelo para coexistir. Claro, todo el mundo quisiera meterse un pan con bistec y olvidar la muela esta, pero si no se habla ahora, si no hay voces, si no hay interés por ello, tal vez vuelva la confronta y la próxima guagua pase de aquí a veinte años.

Un abrazo. G.A.

Aguaya Berlin dijo...

Estoy con ustedes, Ivis y GA!!!

Si me pongo a contar las horas de trabajo voluntario que he hecho en mi vida... lleno un cubo! Y de ello no me arrepiento! Que no signifiquen en el fondo lo mismo cuando fueron en la Villa Panamericana a lo que son ahora en Berlín si me quedo fuera de hora en el proyecto, da igual.

Yo creo que las generaciones pasadas lo que están es un poco celosas de haber perdido el protagonismo que se impusieron una vez abandonado el país. Eran todos de verdad tan protagónicos mientras vivieron en él? Mientras "los viejos" les sigan exigiendo a "los nuevos" lo que tienen que hacer sin valorar lo que "los nuevos" creen que es mejor, o diferente, no vamos a llegar a ningun arreglo. La verdad absoluta nadie la tiene en la mano... sería mejor buscarla entre TODOS, y para eso la intolerancia y la recalcitrancia (tanto de un lado como del otro) son enemigas fatales...

Isaeta dijo...

Este blog del hombre nuevo me ha gustado mucho y me ha reafirmado, -en serio- en muchas cosas que creo de nuestra generación, probablemente, la que más valores conserva, a veces sin tener consciencia de ello, del concepto ya pasado de moda que defendía el Che. El tiempo y las experiencias nos han ido poniendo viejo el corazón y hemos preferido cederle más espacio a la cabeza. A ver si pensando mejor cada paso que daremos nos salen mejor las cosas. Pero calcular se nos da mal, pese a todo y nos empecinamos en un idealismo trasnochado que los otros no comprenden y que nos hace ser los eternos inadaptados en cualquier gallinero que ingresemos. Tampoco me hagas mucho caso. Esto también es otra muela bizca, de esas que tanto disfrutamos los cubanos. ja,ja.

Ivis dijo...

Chicos, perdonen el retraso en la contestación, lo he demorado porque 1) Tony: me mataste con esta respuesta tan completa y profunda; 2) Por falta de tiempo. He estado trabajando un montón en el otro blog subiendo todos esos vídeos de la tertulia.
Chicos: Creo que hay sintonía en nuestros pensamientos, que hay realismo, ganas de hacer cosas, y eso es muy importante. Quizás sea una exageración decir que somos "el hombre nuevo", pero somos jóvenes con muchos valores y una experiencia preciosa detrás, que no debe quedarse en recuerdos solamente. Hemos vivido lo bueno y lo malo del socialismo, y si bien lo malo ha sido bastante malo, lo bueno ha sido muy bueno, y eso no deberíamos borrarlo de nuestra conciencia, al contrario, debe existir un punto medio, lo hemos visto en sociedades desarrolladas, y a eso es a lo que debemos aspirar para nuestro país. Un cambio (cuand o llegue), que sea para mejorar, no para empeorar. Un empuje a la economía pero sin perder ciertos logros a nivel social. Sé que me meto donde no me llaman, no soy una entendida en temas de política, pero es de sentido común esto que planteo, es algo que nos preocupa a todos como personas, como ciudadanos cubanos. Las cosas han de cambiar pero para mejor, nunca para perder esas garantías sociales, esos valores. Pero es difícil, lo sé, aunque no imposible.
Tony, me ha encantado tu discurso, me parece muy completo, muy elocuente, perdona que yo hable desde el sentimiento y no dese la razón, como debería. Me es casi imposible ser coherente, pero admiro tu coherencia.
Gracias también a tí, Aguaya y a tí Isaeta por hacerse eco de este post.
Lo dicho: estamos en sintonía.
Un abrazo, chicos.

Isaeta dijo...

La verdad, Ivis, a mí me pasa lo que a ti. Extraño mucho las cosas buenas de allá, porque me niego a hacerme eco de los que quieren verlo todo negativo.
Una vez, hace ya muchos años, un hombre muy bien informado, me hizo una análisis tremendo acerca de la Cuba del 2005, y afirmaba que nuestra generación, los que ahora tenemos de 30 a 50, éramos los que tendríamos que tomar las riendas del país y efectuar los cambios con cabeza. En aquel entonces, -ya te digo que hace muchos años-, me parecía descabellado que pudiera yo, u otro de mi edad, hacerse cargo de ninguna cosa. Hoy pienso diferente, claro, aunque ya este hombre murió, y no dentro de su país, es una pena. Algunos de sus cálculos se quedaron cortos, entre ellos, el más importante de todos: Aún sigue el mismo régimen gobernando en La Habana, y ya estamos en el 2008.
Queda claro que su fuerte no eran las premoniciones, sino simplemente interpretar la historia; aunque a sus hijos, los sacó de Cuba. No a todos, pero casi.
Aquel hombre era Moreno Fraginals, y nosotros, seguimos siendo la generación de los que recibieron lo mejor que de sí dio la educación en Cuba y no hemos podido aplicarla para hacer crecer nuestro país. Al menos, no todavía. Pero bueno, la esperanza es lo último que se pierde, y eso también es ilusión, idealismo, Fe, qué se yo...
No te imaginas lo que me jode que mi hija crezca aprendiendo canciones extrañas y no bailando salsa y cantando Cultivo una rosa blanca o Romance de la niña mala. A veces soy muy dura con ella, porque no quiero que crezca siendo una tonta consumista, pija, de alma vacía. Y ahí me doy cuenta de que arrastro ciertas costumbres y creencias...
En fin, me pasaré por el otro blog que promete estar buenísimo, y decirte que me apena no tener apenas tiempo ni siquiera para actualizar el mío con la frecuencia que me gustaría. El capitalismo me explota demasiado, ja,ja,ja....

Ivis dijo...

Isaeta, creo que nuestra generación tuvo esa formación privilegiada y a la vez el handicap de no conocer lo que era la responsabilidad, la competencia. Con esas dos herramientas y la educación (actualizada y corregida) se puede hacer mucho, pero claro, ¿cómo? ¿cuándo?
Con respecto al tiempo, no te preocupes, querida, todos andamos de corre corre. Por eso les agradeco doblemente el pasarse por aquí.

Infortunato Liborio del Campo dijo...

El hombre nuevo no fue más que otra masturbación mental del nefasto comandante, malinterpretando a los clásicos del marxismo. Todos los días nace el hombre nuevo, cada niño que nace es el hombre nuevo. A lo largo de miles de años la humanidad en su evolución ha ido creando el hombre nuevo y hubo el hombre nuevo egipcio y el hombre nuevo fenicio y el hombre nuevo griego, romano, árabe, etc hasta llegar al hombre nuevo de hoy, bastante más evolucionado e inteligente que el Pitecántropus. Por eso siempre digo que el hombre nuevo soy yo y creo que no me falta razón.

Ivis dijo...

¡Vaya coge tu hombre nuevo aquí!

Aguaya Berlin dijo...

jajaja, ivis, cómo sonaría lo mismo en un pregón cubano, de esos que pasan antes por la calle vendiendo cosas?

Isaeta dijo...

Lo que dudo mucho es que alguien se lo lleve....ni siquiera gratis.

tony dijo...

¡Vaya coge tu hombre nuevo aquí!
jajajajaja, por eso perucho...
saludos, compadra ;)

Ivis dijo...

Saludos, gente.

Anónimo dijo...

I wish not approve on it. I assume polite post. Expressly the title attracted me to read the unscathed story.

Anónimo dijo...

Genial post and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Say thank you you seeking your information.