miércoles, 9 de enero de 2008

Llegará un día...

Me ha mandado un amigo esta noticia que celebro con entusiasmo, Cuba aún sigue siendo un país de intolerantes con respecto a la homosexualidad, hay muchos liberales que lo son sólo de boca para afuera, porque en el fondo somos un país retrógrado en cuanto al reconocimiento de las libertades individuales (claro, libertad es una palabra en desuso allá), y el paso que dieron hoy estas muchachas (y las autoridades que dieron su apoyo) es fundamental para que de una vez por todas se entienda que la elección sexual es algo muy personal, y la homosexualidad una opción tan respetable como la heterosexualidad (el sólo hecho de tener que decirlo sobra, pero como sé que hay quien todavía no lo tolera, creo que no está de más recalcarlo hasta el cansancio).
Desde aquí envío mi felicitación a quienes han llevado adelante esta iniciativa y mi solidaridad para con todos los gays y lesbianas cubanos y del mundo que aún no pueden disfrutar de la libertad en toda la dimensión de esta palabra. Y para celebrarlo, un poema:


De otro modo

Emilio Ballagas

Si en vez de ser así,
si las cosas de espaldas (fijas desde los siglos)
se volviesen de frente
y las cosas de frente (inmutables)
volviesen las espaldas,
y lo diestro viniese a ser siniestro
y lo izquierdo derecho...
¡No sé cómo decirlo!

Suéñalo
con un sueño que está detrás del sueño,
un sueño no soñado todavía,
al que habría que ir,
al que hay que ir
(¡No sé cómo decirlo!)
como arrancando mil velos de niebla
y al fin el mismo sueño fuese niebla.
De todos modos, suéñalo
en ese mundo, o en éste que nos cerca y nos
apaga
donde las cosas son como son, o como dicen que
son
o como dicen que debieran ser...

Vendríamos cantando por una misma senda
y yo abriría los brazos
y tú abrirías los brazos
y nos alcanzaríamos.
Nuestras voces unidas rodarían
hechas un mismo eco.

Para vernos felices
se asomarían todas las estrellas.
Querría conocernos el arcoiris
palpándonos con todos sus colores
y se levantarían las rosas
para bañarse un poco en nuestra dicha...
(¡Si pudiera ser como es,
o como no es... En absoluto diferente!)

Pero jamás,
jamás
¿Sabes el tamaño de esta palabra:
Jamás?
¿Conoces el sordo gris de esta piedra:
Jamás?
¿Y el ruido que hace
al caer para siempre en el vacío:
Jamás?

No la pronuncies, déjamela.
(Cuando esté solo yo la diré en voz baja
suavizada de llanto, así:
Jamás...)
De: Sabor eterno (1939)



Para que no se nos olvide que hay mucha gente que sufre por no poder gritar su amor (su gusto, su agonía, pasión, lo que sea).

9 comentarios:

Aguaya Berlin dijo...

Ya lo creo que es un paso que requiere mucha valentía! Las felicito y les deseo lo mejor!
Ivis, la poesía, preciosa!

Ivis dijo...

Pues sí, Agua, son muy valientes, y esperemos que dentro de un tiempo no haya que decir esta frase.
Saludos.

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Porque llegue ese día y nunca falten los poemas..., porque alegra mucho que esto de estar tan cerca, aquí en la misma esquina empujando un almendrón de mil colores donde todos caben... donde NADIE queda fuera... porque en este lugar común donde no existen las fronteras, no manda el miedo y no importa el dinero, hoy armamos la blogEra para descubrir el sabor de nuestras propias palabras, para ejercer una libertad que desde siempre llevamos dentro.
Si hay que votar entonces voto como Ivis por el sueño, por amanecer un día en mi cuarto de la Habana y descubrir que hay un puesto de frita en todas las esquinas, que llegó la coca-cola y bye bye lennin, ok, pero welcome Martí, claro, el Martí de ‘polvo de alas mariposa’ y no el asaltador del Moncada, Martí el humanista y no el corredor de Wall Street, si hay que votar yo voto por el derecho a ser iguales aun siendo diferentes... como un reclamo que prevalezca sobre cualquier ideología.

g.a.

maylin dijo...

muy valientes las muchachas, todo nuestro apoyo para ellas.

saludos de maylin.

CAMINO INCIERTO dijo...

Son valientes.Aquí ,en España también una época en la que se les encarcelaba.No se debe bajar la guardia porque hay mucha gente en su contra.
No sé si habéis visto la película de "Antes que anochezca" (Before night falls) sobre la vida de Reinaldo Arenas protagonizada por Javier Bardem. ¡cuánto sufrimiento por ser diferente!

Yo soy Medea dijo...

Ivis, tremendo el poemon! a la verdad que me lo llevo conmigo y lo cuelo en la novela aunque sea disfrazado...

Caballero.. que no son diferentes ... son originales, diria yo...bravo por ellas!
ojala que hubiera valentia para otras cosas mas tambien!

Ivis dijo...

Así sea, aseres, El tony, estabas inspirado. Perdóname viejo, el retraso en contestarte, pero sí, hace falta esa sociedad que parece un sueño en tus palabras pero que está más cerca de lo que pensamos, porque tú y yo y tantos lo queremos y lo llevamos dentro. Somos idealistas, no podemos evitarlo, y ¿qué sería de nosotros si no lo fuéramos? En estos días he pensado (y perdonen por lo que voy a decir, no me he fumado nada, que somos más ese "hombre nuevo" que querían hacer de nosotros que si lo hubiéramos buscado, que al salir de Cuba nos quedamos con el corazón idealista y a eso le sumamos la cabeza, aprender a pensar por nosotros mismos, y que eso era el hombre nuevo, corazón y cabeza, no sólo corazón y no cabeza fría).
Ahora que lo pienso, esta idea me gusta para un post.
Maylín, Camino Incierto, Medea, gracias, voy corriendo a hacer un post de esto.

CubanInLondon dijo...

Las aplaudo porque teniendo amigos homosexuales en la Habana tuve ocasión de ver cuán difícil se les muestra la vida al querer tan sólo cogerle la mano al ser amado. Muchas veces me pregunté a mi mismo, negro (bembón como diría Guillén) cual hubiera sido mi destino si mi familia me hubiera prohibido que me casara con mi esposa porque ella era blanca. Y no importa que respuesta me venga a la cabeza, no puedo imaginarme no poder amar a alguien porque la sociedad me considere diferente. Espero que más de mis compatriotas, tanto hombres como mujeres, puedan seguir su ejemplo.

Saludos desde Londres

Ivis dijo...

Esperemos que sí, cuban, esperemos que sí. Un saludo.