lunes, 29 de octubre de 2007

Como barco que se hunde




Una vez, hace un año, tuve la oportunidad de fotografiar este barco hundido muy cerca de mi casa.
Lo he rescatado de un disco y lo comparto con ustedes. No todos los días se ve barcos hundidos. Este era un velero que dicen se fue a pique en cuestión de minutos al chocar contra una roca. Como no estaba muy profundo, se quedó con medio mástil afuera.
Cuántos barcos hundidos habrá por este mundo...

9 comentarios:

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Ivis, me recuerdo del barco inmenso que hace muchos... muchos años estaba semihundido en las costas que bordeaban el trayecto de la habana a varadero.
Mis padres una vez se bajaron a verle, yo andaba yo por cuatro.. y guardo esa impresión de ver a mis viejos retozando como unos muchachos.
Nos vemos , tony.

General Electric dijo...

¿y qué me dicen de Playa el Chivo? ¿En la mismísima salida del tunel? Allí casi siempre había algún resto de embarcación llenándose de herrumbre. Entre esos restos alguien jugó de niño y por alguna razón yo lo recuerdo.

Güicho dijo...

Hace poco vi un estudio de National Geographic que demuestra convincentemente que el Maine explotó por accidente.

Me puse a pensar que sin el hundimiento del Maine, los americanos no se meten en Cuba. Pese a Weyler, no, no se meten. Así que hubiera llegado el 1900 sin definirse la guerra por las armas, con España más desgastada, y Cuba más desangrada, pero aún viriles y hambrientos. Y no conseguí proyectar un desenlace entre tan tercos contendientes, sin los gringos meter los dientes.

Ivis dijo...

Tony, General, yo también me acuerdo de ambos, eran ya parte del paisaje, y estaban llenitos de herrumbre, tanta, que ya no se sabía que color habían tenido.
Creo que los quitaron ¿no?
Una vez en Varadero presencié el hundimiento de un barco pequeño, ¿sabían que allí hicieron un parque submarino con estos barcos viejos? Claro, como Varadero ya no es asequible, qué más da, ¿no? Si es para los turistas.

Ivis dijo...

Güicho, a tí te tira bastante la Madre Patria, por lo que veo eres medio galleguiño.
No era fácil el desenlace, pese a toda la fanfarronería que hemos escuchado siempre de que la guerra estaba a punto de ganarse, no me lo creo del todo, igual si no hubiera sido así no hubiéramos conocido otra realidad, no habría venido tanto General Electric a parar a aquellos parajes.
La historia está llena de estas falacias, me hace pensar en el Ministerio de la Verdad, de 1984.

Yvette dijo...

hay si, yo también recuerdo el barco camino a Varadero... lo puedo ver ahora mismitico si cierro los ojos.
Ivis, por allá deben haber tesoros, de los del tiempo de antes... te imaginas?
yo hice unas fotos una vez acá luego de un ciclón de botes hundidos, tengo que buscarlas.

ufff, ojala el ciclon ese de ahora no venga pa' aca!

GeNeRaCiOn AsErE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amiga Atlántica dijo...

Vaya Ivis... la escena es bucólica, aunque yo siento tristeza al verla, espero que nunca me pase esto con el barco!!!.
Que poca gracia le tuvo que hacer al dueño...
Puedo decir que el velero es un ketch, esto es un barco con dos mástiles, y que a diferencia de los barcos a motor los veleros tienen por debajo una quilla bastante prolongada, que aunque no se ve, hace que se necesite un mínimo de 3 metros de profundidad para poder navegar.
Próxima lección: las velas :-)

Ivis dijo...

Yvette, a ver si nos enseñas esas fotos. Deben ser únicas.
Amiga Atlántica, ojalá nunca te pase eso, supongo que estaría segurado pero el mal trago lo pasas igual, además de las cosas que puedes perder en el fondo del mar. Gracias por la explicación, se ve que le sabes al tema.
Saludos, navegante.