martes, 2 de octubre de 2007

Frases de otoño


Estaba buscando algo que me inspirara para escribir mi primer editorial, que decidí centrar en la idea del otoño y lo que representa, una época de introspección, de reencuentro con las rutinas, vuelta a la calma, pero también de quedar con los amigos de fijarnos más en las pequeñas cosas, y pensando en esto encontré algunas frases de escritores sobre el otoño, que comparto con ustedes, ¿alguien se sabe alguna otra?

El otoño es un andante melancólico y gracioso que prepara admirablemente el solemne adagio del invierno.
George Sand

Que distinto el otoño para mí que voy para tí que quedas.
Shiki Masaoka

El otoño es una segunda primavera en la que cada hoja es una flor.
Albert Camus

No puedo ser sin que las hojas vuelen y vuelvan a la tierra.
Pablo Neruda

En otoño es más fácil morir, pero vivir más.
Anonimo

El otoño es del corazón y en él se queda para siempre.
Alfonso Solá González

El otoño de lo bello, es bello.
Proverbio latino

En la rama descascarada Los atardeceres del otoño Un cuervo se posa.
Matsuo Basho (éste último es un haiku)

8 comentarios:

General Electric dijo...

De Verlaine, su "Canción de Otoño"

Los largos sollozos
de los violines
del otońo
hieren mi corazón
de una languidez
monótona.

Del todo sofocado y,
pálido, cuando
la hora suena,
me acuerdo
de pasados días
y lloro;

y me voy
con el viento malo,
que me lleva
aquí, allá,
semejante a la
hoja muerta.

En francés suena así:

Les sanglots longs
Des violons
De l'automne
Blessent mon coeur
D'une langueur
Monotone.

Tout suffocant
Et blême, quand
Sonne l'heure,
Je me souviens
Des jours anciens
Et je pleure

Et je m'en vais
Au vent mauvais
Qui m'emporte
Deçà, delà,
Pareil à la
Feuille morte.

Medea dijo...

RITMO DE OTOÑO, De Garcia Lorca:

... Pasamos mucha pena cruzando los caminos.

Quisiéramos saber lo que nos hablan los álamos del río.

Y en la muda tristeza de la tarde respondioles el polvo del camino:

Dichosos, ¡oh gusanos!,

que tenéis justa conciencia de vosotros mismos,

y formas y pasiones, y hogares encendidos.

.....

Ivis dijo...

Gracias, amigos, pero qué cosas más bonitas me dejan aquí. Yo les dejo esta "Balada de otoño", de ese tipo duro que es Serrat.

Llueve,
detrás de los cristales, llueve y llueve
sobre los chopos medio deshojados,
sobre los pardos tejados,
sobre los campos, llueve.

Pintaron de gris el cielo
y el suelo
se fue abrigando con hojas,
se fue vistiendo de otoño.
La tarde que se adormece
parece
un niño que el viento mece
con su balada en otoño.

Una balada en otoño,
un canto triste de melancolía,
que nace al morir el día.
Una balada en otoño,
a veces como un murmullo,
y a veces como un lamento
y a veces viento.

Llueve,
detrás de los cristales, llueve y llueve
sobre los chopos medio deshojados,
sobre los pardos tejados
sobre los campos, llueve.

Te podría contar
que esta quemándose mi último leño en el hogar,
que soy muy pobre hoy,
que por una sonrisa doy
todo lo que soy,
porque estoy solo
y tengo miedo.

Si tú fueras capaz
de ver los ojos tristes de una lámpara y hablar
con esa porcelana que descubrí ayer
y que por un momento se ha vuelto mujer.

Entonces, olvidando
mi mañana y tu pasado
volverías a mi lado.

Se va la tarde y me deja
la queja
que mañana será vieja
de una balada en otoño.

Llueve,
detrás de los cristales, llueve y llueve
sobre los chopos medio deshojados...

Ivis dijo...

Más o menos todos hablan de lo mismo, se ve que a los poetas los otoños nos deprimen, por mucho que se quiera pintar de otra manera, es la época en la que más notamos el paso del tiempo, podemos sentir uno por uno los minutos. Yo puedo decir que cuando único no he sentido los estragos del otoño ha sido cuando he estado en pleno enamoramiento, y es que el amor nos lleva en andas por la vida. No sé qué crean ustedes de esto. Claro que en Cuba no se nota el otoño, ¿no frigi?

General Electric dijo...

pues sí que se nota. Si uno mira con cuidado. Hay algo distinto en la luz, especialmente después de las cinco de la tarde. Los framboyanes forman una alfombra naranja que el paso del tiempo amarilla sobre algunas aceras... Hay un parque por el boulevard en el que el suelo se llena de hojas de yagruma...
Eso sin mencionar la desaparición de la mayor parte de las frutas... que no hay nada tan extraño y desabrido como un mango del mes de octubre ¿no les parece?

Medea dijo...

mas desabrido que eso es una guayaba de una mata de aqui de la Florida!, saben saladas.... y probe unas cuantas... alguien conoce de mangos buenos en octubre o guayabas dulces en la Florida?

Ivis dijo...

Los mangos que llegan aquí sí que son desabridos, y las guayabas no las pruebo desde la última vez que fui a Cuba. Lo que más mal me cae de las guayabas es cuando me encuentro con algún gusanito,y eso en Cuba casi siempre pasa, creo que por eso es que ya no las como, prefiero los casquitos.

Antogar dijo...

De una entrada de mi blog

El otoño silencioso
va inundando
tu imagen
de una vaga niebla.
Se encienden las hogueras
del recuerdo
que van dejando
las cenizas del olvido.

Entonces nadie sabrá
que intento rescatar
la memoria
de sus llamas trémulas;
que mis sueños
reclaman tu presencia
al abrigo
de vientos huracanados.