miércoles, 2 de julio de 2008

Dos de Juana Bacallao

Ahora que Jorge Ferrer en su blog El tono de la voz ha tenido la gentileza de publicar el vídeo de Juana Bacallao, ha surgido la pregunta de cómo fue el cuento de Fidel (en una parte del vídeo yo le pregunto que si es verdad que ella mandó a dormir a Fidel Castro). La anécdota no sale porque me la había hecho ella anteriormente, y es la siguiente:

Estaban Juana y su Banda Tiemblatierra en el Comité Central, adonde había sido invitados a tocar en una recepción. Después de tocar, el comandante la llama para que se siente junto a él y conversar. Mientras, habían puesto un buffet para los músicos y el resto de los invitados. Viendo que la conversación se extendía, Juana, que no tiene pelos en la lengua, llama a Felipe Pérez Roque, que a la sazón pasaba por su lado y le dice:
-Oye niño, consígueme una jabita cubalse por ahí, porque por lo que veo me voy a quedar a pie.
El canciller, incrédulo y ofendido le contesta:
-¿Juana, a mí me vas a pedir una jabita cubalse?
Y Juana, ni corta ni perezosa le dice:
-¡No me digas que tú no sabes lo que es una jabita cubalse!
Viendo el apuro que pasaba Felipito, el comandante interviene:
-Juana, no se preocupes, que yo tengo la mejor jabita cubalse para usted. No se preocupe que no se va a quedar a pie.
Y Juana se queda más tranquila durante el resto de la recepción. Más avanzada la noche Juana nota que el comandante empieza a dar pestañazos, y le dice:
- Oye Fidel, ¿por qué tú no te vas a dormir?
Fidel no da crédito a lo que escucha, y le dice - ¿Cómo?. Y Juana:
- Sí chico, que te vayas a dormir que te estás cayendo de sueño y mañana tienes que trabajar. ¡Y luego no quiero que le eches la culpa a Juana!

6 comentarios:

Betty dijo...

qué buenas! las dos!

Ivis dijo...

¡Es un crack!

El isleño dijo...

buenísimas!!!!!!!!!!!!

Queseto dijo...

jejejeje

ACRey dijo...

Está muy bien. Disculpa Ivis, pero de ahí enlacé con El tono de la Voz y de ahí con un artículo del Diario El País sobre las penurias económicas y robo a dos manos en Cuba, que les recomiendo a todos. Hace casi 8 años salí, y es increíble como, a todas luces, aquello sigue igual o peor¡ El realismo mágico de Carpentier se queda corto o se vuelve infantil.
Un abrazo.

Ivis dijo...

Yo también lo leí, está de madre la iniciativa nacional.