lunes, 21 de julio de 2008

Mejunje literario

Acabo de leerme una novela de la escritora cubana Ena Lucía Portela, titulada Djuna y Daniel, y me ha gustado mucho. Esta autora es de lo más prolífica, a sus 35 años ya tiene seis libros publicados: cuatro novelas y dos recopilaciones de cuentos, y hay que decir que tiene buen oficio y mucho sentido del humor; he leído pasajes divertidísimos en las dos novelas suyas que han caído en mis manos: El pájaro, pincel y tinta china y ésta de la que les hablaba antes, que verdaderamente me enganchó. Pero además, siempre que puede, Ena Lucía (qué nombre más bonito ¿verdad?) hace gala de su cultura, que es vastísima, y lo deja a uno con la buena sensación de estar ante una obra trabajada, cuidada en los detalles. Es muy talentosa, la verdad, y asombrosamente prolífica. Si algo tuviera que reprocharle, poco, es que en determinadas ocasiones abusa de las referencias culturales, algo, por otra parte, típico de los escritores cubanos, que dan demasiada importancia a la estética y a quienes les gusta rizar el rizo (la culpa no es de ellos, es del tiempo, que sobra), pero eso no es del todo reprobable porque sin esta ilusión de trascender lo banal no habría buena literatura. Pero no voy a ser yo quien la critique, yo que disfruto tanto con sus obras y con esa ilusión -aunque sepa que en el fondo todo no es más que una gran impostura, incluso esto que escribo, porque, seamos sinceros, la literatura no es imprescindible para vivir, no genera riquezas visibles-.

Hay que ver qué espesa estoy, como mezclo lo pertinente con lo que no tiene nada que ver, pero yo soy así, no puedo evitar pasarlo todo por la misma batidora.
Cambiando de tema, quería recomendarles la lectura del fragmento introductorio de "Poeta en La Habana", del escritor y traductor cubano Osmany Oduardo, que he colocado en el blog de Literarte. A Osmany lo conocí en la pasada Feria del Libro de la Habana y me cautivó como persona por su fuerza y sinceridad. Luego, al leer un poema suyo en el blog "Remandingo", de Eduardo Frías Etayo, me convencí de que definitivamente es un gran tipo. Este libro suyo, Poeta en La Habana, -de título Lorquiano- fue editado por Letras Cubanas y rápidamente se agotó, tuvo muy buena acogida entre la crítica y no es para menos porque está muy bien, veré si me deja publicar otros fragmentos luego, entre tanto, váyanse conformando con la introducción. Sus poemas tienen garra, a mi entender, escuecen. A mí me hicieron reflexionar en torno a esa ciudad mía que ahuyenta a los forasteros con su mezcla de decadencia y marginalidad, una ciudad injusta para quienes no tienen el dinero para poder disfrutarla.



Por último, quiero hacerles partícipes de un descubrimiento, un regalo que me hiciera ayer mi amigo el poeta Antonio Saura. Se trata de un librito muy curioso cuya lectura promete ser muy divertida, no hay más que ver la obra que ganó la distinción especial. Ya les iré poniendo otras perlas de este ejemplar digno de colección.

DISTINCIÓN ESPECIAL

Gustavo Zorilla Lecourt

Sindicato Gastronómico

Poema: El partido es inmortal

(Poema dedicado al Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba)



18 comentarios:

Betty dijo...

no comments, de arriba pa abajo...Y esta escritora Ena Lucía Portela vive en la Habana?

Ivis dijo...

Creo que sí, aunque viajará, supongo, porque ya es muy conocida.
Un besito, guapa.

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

gracias por las referencias que nos das de estos escritores, las tomaremos en cuenta. barbaro.

en cuanto al monumento vivo, es ahora uno lleno de diverticulitis... ;\

Queseto dijo...

http://www.habanaelegante.com/SpringSummer2006/Angel.html

Queseto dijo...

Lo intento de nuevo:

http://www.habanaelegante.com/SpringSummer2006/Angel.html

Queseto dijo...

grrrrrrrrrrrr!

....Angel.html

Ivis dijo...

Aseres, mis respetos, qué bueno tenerlos por aquí.
Queseto, gracias por el dato, jajaja.

Aguaya Berlín dijo...

Gracias también por las referencias! No conocía a Ena Lucía...

Y del peoma, mejor no escribo....

Besitos, Ivis!

ben dijo...

oye, gracias por la referencia literaria, no conocia a esta escritora cubana, tengo que actualizarme, por cierto, el 28 de agosto estare diez horas en palma de mallorca de camino a alicante, saludos

Ivis dijo...

Agua, Ben, gracias a ustedes.
Ben, no sabía que los vuelos hacia Alicante fueran tan largos ;-)
¿Piensas salir del aeropuerto?

Manuel Ortiz dijo...

Magnífico post, Ivis. Desordenado, como bien dices, pero, por eso mismo, lleno de frescura.

ben dijo...

si claro, que haria diez hora ahi, pienso apuntarme a la noche mallorquina, ya te ire diciendo,si a alicante llegare a las siete y media de la mañana y el vuelo sale a las seis y media, saludos

Ivis dijo...

Gracias, Manuel. Oye, estás desaparecido en combate ;-)
Ben, estamos en contacto.

ACRey dijo...

Conocí de vista a Ena en algunas reuniones de lectura de escritores, o presentaciones de libros, no recuerdo. Sin dudas, una de las mejores. También está allá dentro, Ana Lidia Vega Serova, por ejemplo. Creo sinceramente que la Literatura cubana está renaciendo, y dotándose de representación internacional. Deben leer también: Adíos a las almas, de Jorge Alberto Aguiar, y la Trilogía Sucia de la Habana (Anagrama) de Pedro Juan Gutierrez. Un saludo a todos¡¡

Ivis dijo...

Me gusta mucho Ana Lydia, pero desafortunadamente no he leído de ella más que cuentos. Karla Suárez también tiene mucha fama. Hay mucho que leer, qué suerte ¿verdad?
Les recomiendo un artículo que salió en Babelia (el suplemento de libros de El País) sobre los escritores cubanos de la generación de los 80.
Yo lo bajé de PD. Aquí
les dejo el enlace.

Betty dijo...

Gracias por los tips, Ivita, ACrey...leí ahora el PDF vía PD, vengo un poco despistada en autores jóvenes cubanos y me sirve para aterrizar, salu2

ben dijo...

de pedro juan solo me gusta el primer libro, prefiero a bukoswki

Ivis dijo...

Betty, según ví en los comentariod de Pd, al parecer el artículo está incompleto, habrá que buscar también entre los nombres que quedan fuera.
Ben, yo sólo he leído uno de Pedro Juan, y no estaba mal, cierto que tiene un aire a Bukowski, decadente.